leonardo-dicaprio-bestPor Stephanie Kon Ripstein

Leonardo Wilhelm DiCaprio, sin duda uno de los mejores actores de su generación a sus 23 años, cuenta ya con una gran cantidad de premios y nominaciones, además de lograr consagrarse en Hollywood como un excelente actor.

Aunque no le fue fácil y tuvo desde el principio varias decepciones en este negocio, Leo por fin parece encontrarse en la cima del éxito, gracias a su reciente actuación en la superproducción de Cameron: “Titanic”, y además de darse a conocer internacionalmente, ha dejado corazones rotos por el mundo entero.

Nació en Los Angeles, el 11 de noviembre de 1974, y afirma que desde muy pequeño creció en un ambiente rodeado de arte, lo cual ayudó a volverlo más sensible y espiritual.

Leo ya había sido nominado al Oscar en 1993, por su participación en la cinta ¿Quién Ama a Gilbert Grape?, donde desempeñó el papel del hermano retrasado mental de Jhonny Deep, en donde su interpretación fue magnífica.

“Hay veces que sucede lo que no esperas, que realmente vives y sientes a tu personaje como ser humano”.

De repente por “The Basketball Diaries”, Di Caprio a sus 19 años, se encontró concebido como el nuevo rebelde, el joven de alma torturada que a Hollywood le gusta devorar.

“Las personas quieren verte loco, un adolescente fuera de control, te quieren miserable, verte como a ellos, no quieren héroes; lo que quieren es verte caer”, Hollywood a perdonado la mala racha de películas no taquilleras pero críticamente aclamadas de Leo, y éste recibe docenas de guiones cada semana, su mamá lleva las finanzas y su padre lee los guiones.

Pero DiCaprio ya está del otro lado, se acreditó bien en la moderna adaptación de “Romeo y Julieta” con Claire Danesy, en “La Sangre Que Nos Une” con Meryl Streep y Diane Keaton, y ni hablar de su interpretación en “Titanic” junto a Kate Winslet. Además de haber trabajado recientemente con figuras de la talla de Jeremy Irons, Gerard Depardieu, John Malcovich y Gabriel Byrne en la readaptación de la ya clásica novela de Alejandro Dumas: El Hombre de la Mascara de Hierro.

Entre sus proyectos venideros, está por aparecer en la película mas reciente de Woody Allen “Celebrity”, y más adelante en la cinta ”Slay the Dreamer”.

“Creo que a veces soy algo impulsivo, es un tipo de metáfora de los instintos animales en el hombre, y yo soy un animal”

¿Qué se siente formar parte de una superproducción que ha revolucionado la historia del cine Americano?

Nunca había estado en algo que hiciera más de 18 millones de dólares en la taquilla, así que te puedes imaginar que algo de este calibre es totalmente nuevo y extraño para mí. Fue una gran experiencia, es algo espectacular,  sobre todo resultados de esa magnitud; sin embargo, me esfuerzo en mantener los pies sobre la tierra.

¿Alguna vez imaginaste la conmoción que iba a causar Titanic?

Yo sospechaba que el aceptar este proyecto iba a ser algo muy especial. Sin embargo, cuando escuché de la película por primera vez, me dije a mí mismo: “ahí viene otro gran éxito taquillero sin contenido alguno.” Es impactante ver todo lo que esta sucediendo alrededor y como resultado de esta película, después de todo, los encabezados podrán ir y venir, lo que perdurará en sí es la película.

¿Qué tan difícil te ha sido lidiar con tu fama y tu nueva vida?

Lo tomo como viene; día a día. Realmente ha sido difícil, la gente me reconoce más que nunca antes, pero no me puedo quejar por eso, es decir; que alguien se te acerque y te diga que le gusta tu trabajo no es lo peor del mundo, aunque últimamente se ha vuelto mucho más tedioso y complicado, ya no puedo salir a la calle como antes (sonríe) o podría salir herido.

¿Por qué el romance tan rápido y estrecho que se da entre Jack y Rose?

Rose está atraída definitivamente hacia él, porque Jack ve y entiende su punto de vista, tomándola en cuenta como persona, y no la ve ni la trata como los demás, como una muñequita de porcelana. Además Rose tiene muchos elementos de la personalidad de Jack en ella pero los ha guardado y cuando lo conoce a el, de cierta manera le abre los ojos al mundo.

Además Jack no es del tipo que la presionaría a hacer algo con lo que no estuviera cómoda, él le da su espacio y le permite tomar decisiones por sí misma. También, porque a ella le gustaría ser como Jack, libre, y el estar junto con el, le permite vivir o sentir esta libertad aunque no sea en carne propia.

Cuentame de la escena romántica dentro del coche con Kate Winslet

(Sonríe) Fue un día muy divertido, era cuestionable si el personaje de Kate había hecho algo como eso antes, Jack era un tipo con espíritu libre por lo tanto asumes (y vuelve a sonreír) que el ya había tenido este tipo de experiencias antes.
Además mi relación en el set con Kate era muy buena, éramos como socios, un gran equipo y sin ella todo hubiera sido más difícil de hacer. Y creo que la combinación de nosotros dos y nuestra buena relación de apoyo mutuo facilitó mucho la elaboración de la película.

¿Qué opinas de los efectos especiales?

Los efectos son realmente increíbles, se ven tan naturales que ni efectos parecen ya, pero eso es lo mejor de todo, la gente no sabe en donde se está usando un efecto visual o uno técnico y en donde no. Por ejemplo: la escena de la salida del barco lucía tan maravillosa y real, que al ver la cinta acabada no podía creerlo, al igual que la del hundimiento del barco. Además no creo que haya hecho algo con tantos extras en mi vida, ¡todos lucían tan reales!. Creo que el resultado de los maravillosos efectos especiales está muy claro en la cinta.

Cambiando el tema a la cinta “El Hombre de la Mascara de Hierro”; ¿qué opinas de los  personajes de Louis y Phillipe, que tú representaste?

Bueno por un lado, Louis creció en el trono y tiene su punto de vista sobre como deben de ser las cosas, el es muy prepotente en su trato con las personas y además se ha convertido en un tipo de amenaza para su reino. En cambio Phillipe es alguien que obviamente ha pasado mucho tiempo solo,  encerrado, y ha tenido suficiente tiempo para reflexionar sobre su vida y estoy seguro de que ha rezado mucho cada día por salir de la situación en que se encuentra, esto lo ha hecho más sensible y humilde.

¿Y qué piensas de la historia en si?

Esta historia tiene cosas grandiosas que ameritan verse, es una historia muy compleja, da muchos giros y vueltas llenos de emoción y logra envolverte en ella. Además, es una historia que maneja muchos sentimientos cómo: el valor, la pasión y el honor, de los cuales ya no se ve mucho.

¿Fue difícil para ti interpretar a estos, físicamente idénticos personajes pero tan diferentes interiormente?

Confieso que fue difícil y fue un gran reto para mí y mi carrera artística, sobre todo cuando estás trabajando con actores de la talla de Malcovich, Depardieu, Irons y Byrne, pero también fue muy divertido cuando se trataba de montar a caballo o pelear con espadas con Malcovich a quien siempre he admirado tanto y es un sueño hecho realidad el finalmente trabajar con él y todos los demás.

¿Qué tan pesado fue tener que usar la mascara de hierro mientras actuabas?

De hecho, creo que fue lo más difícil de la filmación, me desesperaba mucho porque me daba claustrofobia después de diez minutos de tenerla puesta. Me daban ganas de golpearme la cabeza contra la pared por la frustración causada por el encierro, supuestamente se debía convertir en una parte de tu cuerpo después de un tiempo.